ENTREGA

Publicado: septiembre 16, 2014 en Uncategorized

El diestro Enrique Ponce es noticia porque hace unos días indultó un toro en la plaza de toros de Murcia. Es el matador con más toros indultados pues ya son 42. También recientemente ha recibido en Bilbao el Premio Paquiro en su VII edición. En su discurso de agradecimiento puso de manifiesto la necesidad de la entrega total para que pueda surgir el arte del toreo. Transcribimos algunos párrafos de su intervención.

“¡Qué grandeza la del ser humano que siente la sensación de ser único delante de un toro! Si para eso hay que morir aquí, señores, se muere de verdad.

“Yo he pagado mi tributo al toreo. Ocho cornadas cruzaron mis carnes, multitud de volteretas que me dejaron marcadas las vértebras, costillas y clavículas. En dos de estas cornadas sentí la muerte cercana, sentí ese olor a cera que decía mi paisano Blanquet, fiel banderillero de Gallito. En la última recientemente en Valencia mientras sentí el pitón en mi cuello, entendí que podía ser el final, lo pensé, me dio tiempo a pensarlo y tuve miedo, pero no resentimiento hacia el toro que me cogió. Sentí miedo porque desde niño entendí la realidad del toreo, entendí que la muerte vive y es real también en el ruedo”.

“He vuelto a las plazas incluso si cabe más maduro después de 25 años como matador (…). Disfruto del toreo en un sentido más amplio, en un estadio superior y lo entiendo cada tarde que pasa, más como me lo explicó mi abuelo: más clásico, más puro”.

Estas palabras del maestro Ponce denotan que se entrega completamente a lo que hace y disfruta. En este sentido el escritor Pablo d´Ors en su libro “Biografía del silencio”, señalaba que tanto el arte como la meditación nacen siempre de la entrega y nunca del esfuerzo. El esfuerzo pone en funcionamiento la voluntad y la razón; la entrega, en cambio, la libertad y la intuición. Claro que bien podríamos preguntarnos cómo puede uno entregarse sin esfuerzo. Los chinos tienen un concepto para eso, wu wei, hacer no haciendo. Consiste en ponerse en disposición para que algo pueda hacerse por mediación tuya, pero no hacerlo tú directamente forzando su arranque, desarrollo o culminación. Cuando uno se entrega completamente a lo que hace, nada nos resulta gravoso y todo nos parece ligero. El gravamen se deja sentir cuando la entrega cede.

Lo resumía muy bien el crítico taurino Pepe Alameda: “el toreo no es graciosa huida sino apasionada entrega”. Ese era su slogan en todos sus programas de radio.

silveti

Anuncios
comentarios
  1. J. Ignacio dice:

    GRACIAS

    Juan-Ignacio Escobar Valero

    Este mensaje se dirige exclusivamente a su destinatario y puede contener información privilegiada o confidencial. Si no es Vd. el destinatario indicado, queda notificado de que la utilización, divulgación y/o copia sin autorización está prohibida en virtud de la legislación vigente. Si ha recibido este mensaje por error, le rogamos que nos lo comunique inmediatamente por esta misma vía y proceda a su destrucción.

  2. P. Rafael L.O.M dice:

    Gracias por este blog. Me llega hondo por mi pasión por el toreo y por mi pasión por los valores. Me sirve para mis charlas con gente del toro en México. Ojalá venga un nuevo artículo. Buena ideo unir un video al articulo… le de más profundidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s