SE TOREA COMO SE ES

Publicado: enero 31, 2014 en Uncategorized

toros

No me canso de recomendar y dejar a mis amigos la biografía de Juan Belmonte, escrita por Manuel Chaves Nogales. Aunque no se tengan conocimientos taurinos e incluso se mire con reserva todo lo relacionado con la tauromaquia, el libro es muy recomendable porque describe a fondo y con elegancia la personalidad, vivencias y virtudes del biografiado. Se puede decir que ya ha pasado a ser un clásico de la literatura del siglo XX.

Chaves Nogales no era aficionado a los toros, pero conoció a Belmonte poco antes de escribir sobre su vida y lo fue tratando a través de largas conversaciones que mantuvieron. En una de ellas el torero le cuenta la sensación interna que experimenta al torear y en esas frases, como luego veremos, están definidas las características de la experiencia estética: “Para mi aparte de las cuestiones técnicas, lo más importante en la lidia, sea cuales sean los términos, en que ésta se plantee, es el acento personal que en ella pone el lidiador. Es decir, el estilo. El estilo es también el torero. Se torea como se es. Esto es lo importante: que la íntima emoción traspase el juego de la lidia, que el torero, cuando termine la faena, se le salten las lágrimas o tenga esa sonrisa de beatitud, de plenitud espiritual, que el hombre siente cada vez que el ejercicio de su arte, el suyo peculiar, por íntimo y humilde que sea, le hace sentir el aletazo de la Divinidad”.

En estas breves frases de Belmonte se describen las claves para admirar o realizar la acción bella. Ver, mirar, hacer, pero sobre todo recrearse en la contemplación, el afecto, “que la íntima emoción traspase el juego de la lidia”, gozar ante la irrupción de lo bello, querer atrapar esos momentos que se van, que son como “el aletazo de la Divinidad”. ¿Por qué un espíritu pobre es ciego ante los acontecimientos estéticos? La respuesta está en que el acceso a la belleza se ve a través del prisma de la propia interioridad.

Juan-Belmonte-matador-de-toros-001

Hay toreros que insisten en que para torear como se es hay que olvidarse del cuerpo. Es el alma la que que hace florecer el sentimiento en forma de danza, ahí fluye la verdad interior, la naturalidad y el entendimiento con el toro. La entrega debe ser absoluta y sincera para hacer el toreo bello, limpio, grande y sincero que brota de lo íntimo de la persona.

Cito a continuación a Santiago Martín “El Viti”, pues a su manera, describe muy bien la intuición de Juan Belmonte que resumía en esa frase: se “se torea como se es”. A la técnica hay que unir también el alma, lo que el califica como “aliento personal”, para que surja la obra bella: “El toreo es la tragedia unida al arte. Por eso, en el toreo, lo importante no es saber hacer las cosas perfectas, sino saber interpretarlas, saber decirlas. No basta con saber torear, aun siendo ello, claro está fundamental. Hay que sentir el toreo, saber interpretarlo y saber infundirlo, y eso es muy importante para llegar a figura auténtica, aliento personal. Quien no haga eso, no transmite ninguna sensación seria y honda al aficionado”.

Ambos maestros ponen de manifiesto que para acercarte a la belleza, no sólo hace falta una técnica, un conocimiento, también es necesario el espíritu porque la obra bien hecha, con arte, afecta a toda la persona, al alma y al cuerpo. Otro torero, Juan Mora, en una época muy dura de su vida, después de una cogida y con falta de contratos, le preguntaban cómo se encontraba en esa situación, y rápidamente contestó: “Yo me olvide de lo material, me aferré a lo espiritual, a las sensaciones que tenía por dentro y me di cuenta de que me quedaba mucho toreo. Era mi espíritu el que me hizo seguir, coger mi capote y mi muleta todos los días. Me salió la fuerza de voluntad y los valores que me marcó mi padre”.
Se torea como se es.

Anuncios
comentarios
  1. Pablo dice:

    Gracias al autor de este artículo, me cuento entre los afortunados lectores de la biografía de Juan Belmonte.

    En ella cuenta Belmonte cómo sus circunstancias vitales le influyeron en su forma de torear. Se ve muy gráficamente cuando explica que se arrimaba tanto al toro porque -al haber tenido que aprender a torear casi a oscuras- le era indispensable pegarse al animal.

    Aprovecho estas líneas para dar la enhorabuena a esta feliz iniciativa.

  2. Mon dice:

    Realmente, se torea como se es. Enhorabuena por la iniciativa de este blog de toros tan inusual y con tantas citas y anecdotas ilustrativas que nos sirven para afrontar el toro del dia a dia.

    Un abrazo a los fundadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s